Los sucesos de Hermigua de 1933: La Federación Obrera y el caciquismo insular

Mucha gente desconoce que los pueblos de Hermigua y Vallehermoso fueron una rara excepción, respecto al resto de toda Canarias, en cuanto a la movilización y organización política de los campesinos pobres y, particularmente, de los medianeros, que eran la mayoría de la población en esos pueblos, se refiere. En 1932 se constituyen los sindicatos de medianeros de Hermigua y Vallehermoso y un sindicato de pequeños propietarios en esta última localidad. El manifiesto que la Federación Obrera de Hermigua dirige ese año a los medianeros ilustra perfectamente los esfuerzos que estaban realizando los grupos de izquierdas (comunistas y socialistas) de La Gomera desde los primeros años de la II República para atraer a los campesinos pobres de esa isla hacia una verdadera política de izquierdas de alianza obrero-campesina. Se inicia entonces una auténtica lucha de clases entre una gran grupo de campesinos-obreros (la inmensa mayoría de la población) y una minoría que obstentaba desde hace siglos el poder político y que no iba aceptar, que con la llegada de un régimen democrático a España,  la pérdida de las decisiones políticas y económicas de Hermigua. El punto álgido de esa lucha de clases tuvo lugar en marzo de 1933 con los Sucesos de Hermigua.

Sin tener en cuenta a La Federación Obrera de Hermigua, no podremos comprender los llamados Sucesos De Hermigua ni entender tampoco la dura represión franquista que posteriormente, durante el estallido de la guerra y  la Distadura, este municipio gomero padeció.  Los siguientes extractos de artículos de la Federación Obrera De Hermigua publicados en la revista Espartaco nos puede ilustrar un poco más acerca  de los graves problemas que atravesaba por aquellos tiempos el campo gomero y muy especialmente el de Hermigua:

“Ni en Hermigua ni en ningún pueblo de la Gomera, hemos salido del sistema feudal (…) Los señoritos burgueses y caciques dan a cultivar sus tierras a condición de pagar los gastos de cultivo a la mitad entre el medianero y el propietario, y la utilidad o valor del fruto dos partes para los «señoritos» y una para el medianero. Además, éste queda sujeto a venderle al «amo» todo el fruto al precio que a éste le convenga y pagárselo cuando le venga en gana. Y no solamente esto solo, sino que tiene la obligación, en días de elecciones, de darle el voto a su explotador”

[Frente Rojo, Gomera: “El feudalismo en Hermigua”, Espartaco, nº 109, 24 de septiembre de 1932, p. 3.]

“Esta Federación que vela constantemente por los intereses de todos los trabajadores, y que tiene ya organizado el Sindicato de Medianeros, hace, por el presente manifiesto, un llamamiento general a todos los medianeros de la Gomera, que siguen viviendo la esclavitud de nuestros antepasados y sufriendo las vejaciones de la clase burguesa.

Tenéis que emanciparos, compañeros, del ambiente de oprobio en el que se desliza vuestro trabajo, pegados al trozo de terreno que os tienen dado a medias y exigiendo de vosotros el sacrificio de toda vuestra existencia, a cambio de una limosna como consideran todos los propietarios que es la escasa remuneración al esfuerzo y al trabajo.

A vosotros los medianeros, los trabajadores de la Gomera, que sentís más directamente la crisis de los mercados de frutas con la baja de nuestros plátanos, va dirigida la gestión que quiere desarrollar esta Federación Obrera de Hermigua.

A vosotros, que todavía seguís viviendo la tradición de esclavos, pegados a la tierra, y fructificándola con el sudor vuestro y el de vuestras mujeres y vuestros hijos; vosotros los medianeros que no solamente sois el esclavo de la tierra, sino el siervo del burgués, que ve en vosotros al labrador y al criado y que entierra vuestros desvelos y ambiciones en el surco que abre la azada, repercutiendo en cada golpe la congoja de vuestra esclavitud.

Todos los afanes del medianero que dedica a la tierra todo el esfuerzo de su vida, viendo brotar de su suelo la riqueza que ampara a la clase capitalista, se reducen a recojer de esa riqueza un puñado de miseria, quedando lo mejor de ella en manos de la burguesía explotadora.

A vosotros, que veis amenazada vuestra existencia con el reproche continuo del amo, que os amenaza constantemente con arrojaros de la tierra, a la menor negación a aceptar sus caprichos indignos, cortando en vosotros todo afán de emancipación, como si ellos pudieran disponer a su antojo de esas tierras que vosotros fructificáis con vuestro esfuerzo.

Hoy, que las leyes apenas amparan al trabajador de la tierra contra los desmanes egoístas del propietario, se impone la unión de todos vosotros, para que el Sindicato de medianeros demuestre con la fuerza de esa unión, la realidad de sus aspiraciones e imponga la hegemonía de su organización de clase.

Esta Federación celebrará el próximo domingo 25, una Asamblea general a las nueve de la noche, donde se darán a conocer las nuevas orientaciones de la organización y principalmente una activa propaganda en favor de la medianería de la tierra. Esperamos que acudiréis a nuestro llamamiento a pesar de la oposición de los dueños, a quienes demostraremos el derecho que os asiste de no dejaros avasallar ni arrojar, por mero capricho, de las fincas que trabajáis. No nos importa que no seáis federados; nuestra misión no establece jerarquía de trabajadores; para nosotros los anhelos y la reivindicación de la clase trabajadora es nuestro lema; siempre lucharemos por la emancipación del proletariado, sin fijarnos en el sacrificio, respondiendo con toda nuestra alma al ejemplo glorioso de nuestros antecesores en la causa social.

Esperando que las demás Federaciones de la Isla hagan lo mismo, queremos repetiros las frases del primer manifiesto comunista de Marx: ¡TRABAJADORES DE TODOS LOS PAÍSES, UNIOS! LA EMANCIPACION DE LOS TRABAJADORES, ES OBRA DE LOS TRABAJADORES MISMOS”

 

[Espartaco, 24 de septiembre 1932]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies