Gomeros en Tenerife

Este artículo fue publicado en él periódico El Día el domingo 25 de marzo de 1984. Lo he recuperado después de 32 años porque de su lectura pueden evidenciarse las grandes transformaciones experimentadas por la isla en las últimas décadas y comprobar que realizar previsiones a largo plazo puede resultar a veces algo osado.

La Gomera continuó perdiendo población hasta 1991, cuando alcanzó los 15.858 habitantes. Esta cifra supone apenas 500 habitantes más de los que tenía en 1900; el 55% de la población de 1940 y el 57% de la correspondiente a 1970. A partir de entonces experimentó una sensible recuperación llegando a los 21.680 en el censo del 2011.

En las tres décadas transcurridas desde la publicación del artículo, además de la recuperación demográfica ya citada, la isla ha ido reduciendo notablemente las diferencias de desarrollo socioeconómico con respecto a Tenerife, que no son ya, ni por asomo, las de épocas pasadas.

El fenómeno de la masiva presencia de gomeros en Tenerife es ampliamente conocido, y no lo es menos la idea de su concentración en la capital y en el área de Suroeste insular. Lo que nos ha movido a la realización del presente trabajo es la verificación de tales fenómenos a través de la información que nos proporciona el Padrón. En efecto, hasta la fecha han aparecido numerosos estudios parciales en los que se detecta, directa o indirectamente, una presencia considerable de gomeros en nuestra isla, pero no existen trabajos que aborden el tema de un modo global, partiendo de la información, más o menos fiable, que puede obtenerse de los Padrones Municipales.

1.La Gomera, tierra marginada y de emigrantes.

El comportamiento demográfico de esta isla en la presente centuria ha sido estudiado en profundidad por Eugenio Burriel (1). En su trabajo nos presenta la realidad de esa isla marginada económicamente donde la emigración ha constituido tradicionalmente un fenómeno ininterrumpido.

(1)BURRIEL DE ORUETA, E.L. Marginación económica y migración. La población de La Gomera desde mediados del siglo XIX. Estudios Colombinos, 1981.

La Gomera se encuentra afectada por un acelerado proceso de despoblamiento que se inicia tras la Guerra Civil. En efecto, en los últimos cuarenta años la isla ha perdido por emigración alrededor de treinta mis personas, cifra notable si tenemos en cuenta que en 1981 contaba con poco más de dieciocho mil habitantes.

La población gomera creció considerablemente hasta los años treinta, merced a un elevado crecimiento natural y pese a que la emigración continuó mermando dicho crecimiento. Tras la Guerra Civil, primero lentamente, y luego en los sesenta con una intensidad hasta entonces desconocida, miles de gomeros abandonan su isla y esta comienza a perder población en cifras absolutas.

Evolución de la población de la isla de la Gomera

(1900-1981).

Año. Población.
1900 15.358
1930 25.405
1940 28.571
1950 28.383
1960 27.790
1970 19.339
1981 18.237

 

Censos de población de los años respectivos.

Las consecuencias de este proceso relativamente reciente han marcado de una manera decisiva a la población actual: no solo por la reducción de sus efectivos, sino por el envejecimiento acelerado de los mismos (2). Paralelamente, este hecho ha provocado un descenso de la natalidad junto a un moderado aumento de la mortalidad, con lo que el crecimiento vegetativo se ha reducido sensiblemente. La conjunción de tales fenómenos puede comprometer a medio y largo plazo el futuro demográfico de la isla.

(2)Según el Padrón Municipal, en 1981 más del 20 por ciento de la población de Agulo superaba los sesenta años de edad.

En el último decenio parece que se ha frenado la corriente migratoria, más por el relativo agotamiento demográfico de la isla que por una mejora real de las condiciones económicas. Con todo, los gomeros continúan abandonando su isla (3).

(3)Más de tres mil personas abandonaron La Gomera en la década de los setenta, cifra que representa solo una cuarta parte de los emigrantes en la década precedente.

No vamos a detenernos en las causas de este proceso emigratorio, ni en las características del mismo, porque ya han sido suficientemente explicados por el Dr. Burriel; tampoco detallaremos las áreas de máxima intensidad emisora porque la información que nos proporcionan los Padrones de Habitantes no lo permiten. En suma, nuestro interés se centrará en el destino de esta emigración, y más concretamente de la asentada en Tenerife.

2.Tenerife, destino principal de la emigración gomera reciente.

Es un hecho constatado que la colectividad gomera radicada en Tenerife es numerosa; también es conocido que la mayor parte de la misma se halla establecida en la aglomeración capitalina y en la comarca del Suroeste insular. Lo que hasta ahora no se ha presentado son valores numéricos y porcentaje, al menos a nivel global, que permitan apreciar claramente la magnitud el fenómeno.

Como es sabido, tradicionalmente ha existido una nutrida corriente emigratoria desde las Islas hacia América, primero a Cuba y posteriormente a Venezuela. Aunque notable, nunca comprometió seriamente la demografía insular, es más, en determinados momentos actuó como auténtico balón de oxígeno que amortiguó los graves efectos de épocas críticas. También es cierto que un buen número de habitantes de las islas menores se asentó en Tenerife, especialmente en la capital.

Ahora bien, con posterioridad a la Guerra Civil el número de gomeros, herreños y palmeros que se asientan en Tenerife se incrementa sensiblemente. Según cifras del último Padrón de habitantes, correspondiente a 1981 (4), residían en Tenerife un total de 19.986 naturales de la Gomera, 11.011 de La Palma y 1.865 de El Hierro (5).

(4)El único municipio del que no disponemos de información es Tegueste.

(5)Nos referimos únicamente a los nacidos en estas islas y no incluimos a sus descendientes directos (pero nacidos en Tenerife), con los cuales estas cifras se incrementarían notablemente.

Estas cifras adquieren verdadero significado si las ponemos en relación con los habitantes de las islas respectivas ese mismo año. Así, los palmeros residentes en Tenerife constituyen el 15 por ciento de la población de su isla; con los herreños este porcentaje se eleva al 29 por ciento, mientras que para los gomeros es del 109 por ciento, es decir, ¡viven en Tenerife más gomeros que en su isla natal! (6).

(6)Por lo que respecta al origen municipal de este colectivo, 5.581 han nacido en el municipio de san Sebastián, 4.427 en Hermigua, 4.221 en Vallehermoso, 1.981 en Valle Gran Rey, 1.891 en Alajeró y 1.685 en Agulo.

De lo anteriormente expuesto se desprenden dos hechos fundamentales: en primer lugar, la magnitud de la emigración gomera y en segundo lugar, un comportamiento diferencial entre las islas menores. Mientras palmeros y herreños comparten sus preferencias para asentarse entre Tenerife y otros destinos (Venezuela, resto del Archipiélago, etc.) los gomeros se radican masivamente en Tenerife

3.La desigual distribución espacial de los gomeros en Tenerife.

El primer aspecto a tener en cuenta en la distribución espacial de los gomeros en Tenerife es la concentración de sus efectivos en dos zonas claramente definidas: la aglomeración Santa Cruz-La Laguna que reúne aproximadamente el 72 por ciento del total (14.375 personas), y la comarca del Suroeste con el 23,5 por ciento. El resto de la isla apenas acoge un escaso 4 por ciento (7).

(7)De ellos, casi la mitad concentrados en el Valle de Güímar.

La zona norte, tradicionalmente la más rica de la isla, apenas resulta atractiva para la emigración gomera. Por el contrario, la comarca del Suroeste, que es precisamente la que ha experimentado un mayor desarrollo en las últimas décadas, es la que atrae a un mayor contingente inmigratorio (a excepción del área capitalina). Este hecho nos habla de la coexistencia de dos procesos simultáneos, aunque ninguno tenga que ser causa o efecto del otro. Así, a partir de los años cuarenta o cincuenta, las décadas de mayor expansión económica y demográfica de la comarca del Suroeste de Tenerife, coinciden con las de mayor emigración en La Gomera. No puede hablarse de una interrelación de ambos fenómenos en sentido estricto, porque en realidad, la gran mayoría de los gomeros escogió el área metropolitana de santa Cruz de Tenerife para asentarse, y solamente una parte se en esta comarca.

La expansión agrícola y posteriormente turística del Suroeste tinerfeño acogió a centenares de familias gomeras que se ocuparon como jornaleros en las explotaciones agrarias o en el subsector de la construcción. Con posterioridad, una mejor cualificación profesional permitió a muchos acceder al sector servicios.

En la actualidad, los gomeros constituyen más del doce por ciento de la población en Arona, Guía de Isora y Adeje; alrededor del cinco por ciento en Granadilla y San Miguel de Abona. Su asentamiento en la comarca ha sido diferencial, concentrándose en las zonas bajas de los municipios respectivos y contribuyendo al nacimiento y expansión de numerosas entidades surgidas de la nada. Así, constituyen más de un tercio de la población en entidades como Atogo, El Fraile, o Guaza; más del veinticinco por ciento en Fañabé, La Camella, Cho, Alcalá y San Juan; en San Isidro representan el 18 por ciento y en Cabo Blanco el 15% (8).

(8)En la actualidad, Alcalá (unos seiscientos) junto con San Isidro y Playa de San Juan (unos quinientos) constituyen las mayores concentraciones de gomeros en el Suroeste de Tenerife.

4.La concentración de la emigración gomera en el área capitalina.

La aglomeración de Santa Cruz de Tenerife-La Laguna es la que ha absorbido las tres cuartas partes de la emigración gomera a Tenerife (9). La gran mayoría de este contingente se integró en el subsector de la construcción y en el terciario, estableciéndose primordialmente en los barrios marginales de ambos municipios.

(9)También se radicarían en Santa Cruz gran número de emigrantes gomeros a su retorno de Venezuela en los años setenta.

En La Laguna, de los aproximadamente cinco mil quinientos gomeros residentes en la actualidad, el ochenta por ciento de los mismos habita en los barrios de Taco y La Cuesta. No sin cierta razón se afirma que taco es la capital gomera de Tenerife: los 2.832 gomeros residentes son buena prueba de ello (10).

(10)San Sebastián de La Gomera, la mayor entidad de la isla, cuenta con unos tres mil quinientos nacidos en la misma.

Por lo que respecta a Santa Cruz, también se asentaron en barrios de urbanización marginal. En efecto, su importancia numérica es tanto mayor cuanto más nos alejamos del centro de la ciudad o de las zonas más o menos privilegiadas. Los gomeros representan algo más del cinco por ciento de la población santacrucera (cerca de nueve mil). Este porcentaje se rebasa ampliamente en barrios como Barranco Grande, Tíncer, Salud, Cuesta de Piedra, barrio Nuevo, algunos sectores de Ofra, carretera de San Andrés, etc. Por el contrario, no alcanzan el cuatro por ciento de la población en el casco tradicional.

©José Solórzano Sánchez.

http://ilbaronelamberto.blogspot.com.es/2016/10/gomeros-en-tenerife.html?m=1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies