Isleños y europeos

Isleños y europeos

146
0

Somos 8 territorios formados por islas y se suma también la región de la Guayana francesa. Todos alejados geográficamente y, por tanto, afectados por las desventajas que se derivan de la lejanía, pero igual de europeos que el conjunto continental.

Tenemos realidades comunes, circunstancias especiales que se recogen en los acuerdos de constitución y funcionamiento de la Unión Europea. Formamos parte indivisible de Europa, y juntos debemos conseguir que mejore nuestra competitividad y nuestras posibilidades de desarrollo.

Avanzar una estrategia unitaria ha sido el objetivo de la vigésimo primera edición de la Conferencia de Presidentes de las Regiones Ultraperiféricas (RUP), celebrada esta semana en Madeira, y que tiene una importancia crucial para Canarias.

Pese al trato diferenciado para distintos sectores que han funcionado en las últimas décadas, en base a los Tratados de Ámsterdam y Lisboa, aún queda mucho camino por recorrer. Mucho paro que combatir, muchos servicios que mejorar o potenciar, y muchos obstáculos que remover para asegurar unos transportes fluidos y asequibles.

Es fundamental avanzar en la protección de la producción interior, la conectividad, la movilidad y el mercado único, entre otras realidades que todavía hoy se padecen y hacen de la ultraperiferia un impedimento para la competitividad.

A finales de este año arrancarán las negociaciones de la estrategia de la UE para el período 2020-30 y nuestras demandas deben estar claras. Las Jornadas Parlamentarias Atlánticas, celebradas en el Parlamento canario hace escasos meses con la participación de Agrupación Socialista Gomera (ASG), ayudaron a poner sobre la mesa asuntos prioritarios.

En aquel encuentro se confirmó que nuestra realidad contrasta con el modelo económico europeo continental, caracterizado cada vez más por las ventajas de la concentración, la mega escala empresarial y la centralización territorial.

Se subrayó, asimismo, la importancia de una defensa a ultranza de medidas de diferenciación positiva y de atenuación de los efectos estructurales y permanentes. Y es que, frente a la tendencia general a reducir el esfuerzo económico comunitario que se destina a las políticas de cohesión, conviene profundizar aquellos instrumentos de política de cohesión territorial y económica de la UE especialmente orientados a las RUP.

La articulación de un posicionamiento de todas las RUP para la defensa de intereses comunes en las instancias europeas es clave para hacer valer nuestros derechos como europeos y garantizar un progreso sostenible.

Debemos apostar por la potenciación del sector turístico como un sector decisivo para promover el desarrollo económico, la generación de riqueza y la creación de empleo; asumir el compromiso de defender a ultranza medidas de políticas medioambientales que garanticen la conservación de zonas protegidas, o garantizar precios reducidos para los transportes.

Son posiciones ya analizadas en las referidas Jornadas Atlánticas, en las que también se apostó por desarrollar asociaciones estratégicas para la creación de nuevas rutas en mercados emisores de flujo turístico en expansión, y reforzar la cooperación entre todas las RUP e iniciar una integración económica entre los archipiélagos de la Macaronesia.

Esta semana se ha hablado, además, de poner énfasis en el valor geoestratégico de las RUP, el mantenimiento de producciones tradicionales – como nuestro plátano canario – en condiciones competitivas o la eliminación de los obstáculos que lastran el comercio electrónico en las islas.

Es igual de fundamental conseguir que se fijen programas europeos dirigidos a reducir el alto desempleo que padecemos, mejorar los servicios sociales o favorecer el desarrollo de energías alternativas, para que reduzcamos la dependencia de las energías fósiles provenientes del exterior.

Son, en definitiva, múltiples y diversas las políticas que se deben asegurar, reforzar o implementar para que Canarias, igual que los restantes territorios ultraperiféricos, mantenga el nivel europeo que nos corresponde.

No hay comentarios

Dejar una respuesta