Buen viaje prima

Buen viaje prima

176
0

Te conocí menos de lo que hubiese querido, y te conocí tarde también. No recuerdo bien cómo eras de joven, cómo era tu cara, tu sonrisa o tu pelo. Sí recuerdo tu voz, eso no lo olvidé nunca. Recuerdo caminar por aquella casa en lo alto de la montaña que daba a la playa, junto a ti y a tu padre, recorriendo las habitaciones mientras me hablabas de tu pequeña hermana que había corrido por allí y jugado y reído.

Tardé casi veinte años en volver, en mirar junto a ti por la ventana, ahora fumando un cigarrillo, ahora escuchándote contar cómo era mi madre de niña, cómo era mi tía de pequeña, jugando, y aprendiendo a ser, en una isla que a veces se os quedaba un poco pequeña pero que siempre fue vuestro hogar. Recuerdo cómo te miraba Lucía, cómo corría por la acera y cruzaba la calle para cogerte la mano muy fuerte. Recuerdo tu abrazo al llegar al pueblo por segunda vez y sobre todo tu voz diciendo “¡prima!” como si veinte años no hubiesen pasado.

Me contaste tus viajes y cómo cuando todo pasara nos iríamos a Inglaterra, a vivir unos meses en una casa grande y con un jardín, y nos sentaríamos a tomar café al atardecer y a contarnos como la vida, a veces, tiene un final feliz. Gracias por regalarme tu amistad, por todos los mensajes tuyos que guardo en los que me animas a seguir y me das fuerza y me hablas de la familia y del amor.Te conocí poco y aún así entiendo bien porqué la gente está tan triste y porqué todos ya te echamos mucho de menos.

Prometo no olvidarte nunca, no pasar un día sin pensar en ti, no olvidarme, sobre todo, de tu voz, de ese último abrazo y de ese último cigarrillo frente al mar, de tus fotos de la luna y de nuestros futuros atardeceres bajo la lluvia.

No hay comentarios

Dejar una respuesta