La ministra de la Mujer brasileña acusada de raptar a su hija adoptiva y de mentir sobre sus títulos

  • Un comunicado del ministerio niega que la niña fuese secuestrada y advierte que no se “debería violar el derecho de una vida privada”.

La ministra de la Mujer, Damares Alves, se encuentra estos días en el centro de la polémica después de que un medio de comunicación le acusase de raptar a su hija adoptiva y, otro, de mentir sobre sus títulos académicos.

Un artículo publicado por la revista Época recoge testimonios de indígenas de la aldea de Kamayurá, en la reserva de Mato Grosso (centro-oeste), que relatan cómo hace 14 años la ministra se llevó de manera irregular a Lulu Kamayurá, que hoy tiene 20 años.

Según los testimonios, Alves se presentó como misionera y se mostró preocupada por la salud de la niña. Y así, cuentan, la menor se marchó a la ciudad para hacerse un tratamiento y nunca más volvió. “Lloré, y Lulu lloraba también por dejar a su abuela“, relata la propia abuela.

A través de un comunicado, el ministerio negó las informaciones. “Lulu no fue arrancada de los brazos de sus familiares. Ella salió con total anuencia de todos y acompañada de sus tíos, primos y hermanos para hacerse un tratamiento de ortodoncia por un proceso de desnutrición y deshidratación”, apunta.

El comunicado señala también que “la ministra no estuvo presente en el proceso de salida de Lulu de la aldea. Las dos se conocieron en Brasilia“.

Además, añade que no se trató de un proceso de adopción, sino de un “vínculo socio afectivo”. “Damares es una cuidadora de Lulu y la considera una hija”, reza el documento, que advierte que “ningún supuesto interés público en este caso debería ser motivo para la violación del derecho de una vida privada”.

Títulos académicos

Otro artículo publicado este viernes por el diario Folha de S. Paulo asegura que la ministra, pastora evangélica, abogada y con una maestría en educación y derecho constitucional y de familia, miente sobre sus títulos.

El diario señala que la ministra nunca registró sus títulos en la plataforma Lattes, donde se inscriben los trabajos y diplomas académicos.

Tras ser preguntada sobre este asunto, Alves se limitó a decir que “a diferencia del maestro secular que requiere ir a la escuela para hacer una maestría, en las iglesias cristianas es llamado ‘maestro’ todo aquel que se dedica a la enseñanza bíblica“.

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros”, se justificó la ministra citando a la Biblia.

Un video de una conferencia en 2013 en Mato Grosso do Sul, en el que aparece Alves explicando sus títulos ya circula por las redes sociales.

Niñas de rosa, niños de azul

A principios de este mes, Alves también ocupó las portadas de las prensa nacional cuando afirmó que Brasil está en “una nueva era” en la que “el niño viste de azul y la niña de rosa”.

Militante antiaborto y antifeminista afirmó durante su discurso de posesión de la cartera: “El Estado es laico, pero esta ministra es terriblemente cristiana“.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies