Canarias distribuye entre escolares 1,4 millones de raciones de frutas y hortalizas

Canarias distribuye entre escolares 1,4 millones de raciones de frutas y hortalizas

La iniciativa, que llegará a 44.000 niños y niñas, está orientada, además, para que tenga repercusión en el mercado local, ya que un incremento en el consumo de estos productos desemboca en una mejora de la competitividad de esa producción

371
0
http://ondatagoror.com/wp-content/uploads/2017/08/fred-olsen-2-1.gif

Las consejerías de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, a través del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA); de Educación y Universidades, a través de la Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa; y de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, han puesto en marcha una iniciativa para enseñar hábitos saludables a los escolares de las islas mediante un plan de consumo de frutas y hortalizas en los colegios y que este año llegará a unos 44.314 escolares, entre los que se repartirán 1,4 millones de raciones. De ellos, 7.580 son de Educación Infantil; 12.290, de primer y segundo ciclo; y 6.593 de tercer ciclo.

Los fondos destinados a esta acción para el curso 2015-2016 en Canarias son 452.130 euros. En el desarrollo de este plan, el reparto de la fruta local de temporada se realizará a través de la empresa pública Gestión del Medio Rural (GMR) dos o tres días a la semana. “El plan tiene una duración total de 12 semanas y durante ese tiempo se repartirán al menos dos frutas distintas por semana entre las que se incluyen plátano, sandía, tomate, melón, parchita, papaya, mandarina, naranja, albaricoque, fresa, ciruela y nectarina”, explicó el director del ICCA, José Díaz Flores.

El Plan es una iniciativa emanada de la Comisión Europea (CE), en el marco de la “Organización Común del Mercado de las frutas y hortalizas”, que acordó en 2009 cofinanciar con los Estados Miembros interesados un plan para promover el consumo de frutas y verduras, incluyendo la distribución en centros escolares, al considerar que a través de esta actuación se contribuye a la promoción de hábitos saludables, favoreciendo la prevención de la obesidad y de las enfermedades asociadas, dado el consumo de frutas y verduras incide sobre el mantenimiento y mejora de la salud de las personas.

Por ello, la OMS y la FAO desde hace tiempo recomiendan el consumo de un mínimo de 400 g de frutas y verduras al día (excluyendo papas y otros tubérculos), para la prevención de las Enfermedades No Transmisibles (ENT) como son las enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, diabetes, etc., y evitar las deficiencias nutricionales de micronutrientes esenciales.

No obstante, a pesar de estas recomendaciones se observa que, según el Informe del Consumo de Alimentación de España (2014), el consumo de fruta fresca en el hogar descendió con respecto al año 2013 (2,6%). Castilla y León, Comunidad Foral de Navarra y Cantabria son las CCAA que más consumen frutas frescas; mientras que las que menos consumen son Canarias, Comunidad Valenciana, Islas Baleares y Andalucía.

El director general de Salud Pública, Ricardo Redondas, recordó que “en el último estudio ALADINO (Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad) en Canarias (2013-14), se constató que los escolares participantes alcanzaban el consumo diario de fruta en un 49.6% del total de encuestados y el consumo diario de verdura se lograba solo en el 27.6% de los casos, lo que pone de manifiesto que un importante porcentaje de escolares no realizan el consumo de fruta y verdura diario recomendado”.

Este reparto de fruta en las aulas se complementa con un material didáctico tanto para los alumnos, que podrán entregar a sus padres, como para los profesores, que realizarán talleres en las aulas con talleres en forma de juegos adaptados a la edad de los alumnos para mejorar la degustación y el conocimiento de los productos entregados.

Los materiales didácticos están elaborados para los diferentes grupos de edad son :

·         Taller 1: “Frutas en colores” dirigido a la población escolar de 3-5 años.

·         Taller 2: “Sopa de frutas I” dirigido a la población escolar de 6-9 años.

·         Taller 3: “Sopa de frutas II” dirigido a la población escolar de 10-12 años.

 

Los talleres disponen de una guía metodológica y fichas didácticas para la realización de la actividad. Con la realización de los talleres, el alumnado irá incorporando conocimientos de las propiedades organolépticas de cada fruta, su cultivo, producción y recolección, la importancia de consumo y su repercusión en la salud, con el fin de mejorar las actitudes favorecedoras para su mayor consumo. Se concluye con un resumen a modo de síntesis en relación a las diferentes frutas, se reforzarán hábitos de vida saludable, como la práctica de actividad física diaria y control del ocio sedentario, para la prevención del sobrepeso y la obesidad infantil.

El profesorado también tendrá especial protagonismo a la hora de concienciar sobre el consumo responsable de frutas y hortalizas. Así, desarrollarán una serie de talleres en las aulas que comprenderán desde serie de juegos, adaptados a la edad de los alumnos para mejorar la degustación y el conocimiento de los productos entregados. Con ello, se relacionan aspectos sobre el cultivo, producción y recolección con sus propiedades organolépticas y efectos sobre el organismo y la salud. “Al igual que hacemos en áreas como las de igualdad o convivencia”, señaló Juan Rafael Bailón, director general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa, “lo que pretendemos al sumarnos a esta iniciativa es fomentar la educación integral del alumnado, en especial en lo que afecta a la salud y bienestar físico, mental y social”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta